Publicado: 13 de Diciembre de 2016

Hay que conservar copia del boleto y un documento con las cuotas de cada uno e identificación del depositario.

AMALIA F. LÉRIDA Sevilla06/12/2016 08:11h - Actualizado: 06/12/2016 08:11h.

En estas fechas es muy común compartir décimos de lotería con amigos, familiares y conocidos en general y por eso es conveniente tener en cuenta los riesgos que esto supone ante los dos supuestos más frecuentes que se dan: el extravío de los títulos y el fraude por parte de quien pretende apropiarse de un premio que no le corresponde o solo le corresponde en parte.

Respecto del extravío o anulación de boletos premiados, dice el abogado Francisco Calle Bautista que existe jurisprudencia del Tribunal Supremo que establece las consecuencias y las obligaciones del depositario, afirmando que «el empresario receptor actúa como depositario del boleto al que debe dar el destino previsto contractualmente y por ello responde directamente ante el depositante de los daños y perjuicios causados como consecuencia de su negligencia, hasta el punto de condenar al receptor del boleto a pagar la misma cantidad que hubiera correspondido al acierto pleno del sorteo correspondiente al boleto anulado con sus intereses desde la fecha del sorteo».

Es decir, que tanto los profesionales de los organismos oficiales de apuestas como quienes se constituyen en depositarios de los boletos antes del sorteo, asumen graves consecuencias frente a los jugadores, explica el letrado.

Por lo que respecta a los fraudes, la casuística es muy variada y va desde quien ofrece participaciones de un número que no posee, o más participaciones de las existentes, hasta quien engaña al legítimo poseedor de un boleto premiado para hacerle creer que no lo está y cobrar el premio, actuaciones todas ellas condenables por los tribunales como delitos de estafa al haber un engaño suficiente para producir un desplazamiento patrimonial en favor del autor.

«Como medidas de precaución en casos de compartir apuestas, recomiendo conservar copia del boleto o boletos así como tener un documento en el que se especifiquen las cuotas que juega cada uno y quién es el depositario de los títulos, documento que puede habilitarse mediante cruce de correos electrónicos o vía Whatsapp, por ejemplo», termina Francisco Calle Bautista.